Qué recuerdos!
Antes le metíamos la rotatoria a los atos con bastante frecuencia. Ahora -por suerte- no hace tanta falta, pero mola cuando un apaño te sale bien.

Saludos.