Y a mí que me cuesta doblar bien hasta el alambre del pan Bimbo...