Todos saben a masticar la hoja. El sabor al quemarla no se puede conseguir. Pasa también con los de tabaco, pero con los de marihuana aún más.